sábado, 3 de diciembre de 2011

Devuelta en esa pieza los dos solos acostados en esa cama y aunque varias situaciones vivimos, ninguna es como esta. Quien nos viera notaria que unos pocos centímetros separan mi cuerpo del suyo pero en realidad es un abismo. Es desilución, angustia, bronca, decepción y una pisca de amor en el medio. Es una bola de cosas que no van a desaparecer porque toque mi brazo. Nada es igual a ayer y tampoco lo va a ser.

-¿Que somos?- 
"Somos ex compañeros de colegio, 
somos conocidos de un boliche,
 no se que somos" 
-Quiero cambiar pero no puedo- 
"Es cuestión de actitud" 
-¿Te puedo abrazar?- 
"No me toques"

Creo que aunque fue feo y dolió mucho necesitaba verlo con mis ojos, necesitaba decirle todo lo que le dije, necesitaba que el sepa que hacer sufrir a alguien no esta bien, que las cosas tarde o temprano se pagan y no voy a ser yo pero la vida es una rueda y todo lo que va vuelve.
A pesar de todo me siento mas viva que nunca,  me duele el pecho y el gusto amargo todavía no se fue pero esto es estar viva, esto es amar hasta que duela aun cuando duele y aun cuando te advierten que va a doler.
Nadie es perfecto y no existe persona llamada nadie pero  parece que di con el que mas carece de virtudes.

El amor llegara cuando tenga que llegar.
Atte: La que espera