sábado, 8 de enero de 2011


7.1.12

sin embargo.

Estaba pensando empezar a dejar de pensarte. Sin embargo tuviste que volver al son, sin embargo tuve que cruzarte. No me reconozco, creo no ser yo. Sin embargo me animo a decir que -en silencio- te extrañaba. Y es cierto. Cosas chiquitas -demasiado- que sin embargo dejan huellas enormes. Uno, dos, tres, cuatro, cinco segundos. Nada más. Y, sin embargo, acá estoy. Todavía pensando la idea de dejar de pensarte tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario